La evolución del packaging a lo largo de los años

El envase de un producto a veces pasa desapercibido para los consumidores. Pero en realidad, detrás esas etiquetas, hay todo un estudio sociodemográfico, ambiental y de tendencias que ha llevado a las marcas a prestarle toda la atención ya que, actualmente, es uno de los factores decisivos a la hora de compra. Alex Arenas, CEO&Founder de Septimo, filial de RK People Group, y experto en identidad corporativa, nos da las claves de los envases a lo largo de los años.

 La evolución de la sociedad, los cambios estéticos y de tendencias, han llevado a muchas marcas a ir adaptando sus logotipos a estas nuevas vertientes, pero… ¿y los conocidos packaging? Poco o nada se ha analizado o mencionado que los envases también han sido victimas de modificaciones a lo largo de los años y décadas para ir al unísono de la sociedad y atraer a su público objetivo.

 

El estilo de vida de los consumidores ha sido el protagonista de estos cambios. Inversiones millonarias para variar la estética de un producto porque, como ocurre actualmente, la sociedad está muy sensibilizada con la conservación del planeta y por ello, las marcas, han decidido evolucionarlas para que sean atractivas a los ojos del mundo y cumplan con los estándares actuales de conservación medioambiental.

Los primeros productos que vieron la luz eran presentados con un packaging poco cuidado, casi nunca se invertía en la vestimenta del artículo. Ejemplo de ello era el suministro de cualquier bebida en botes de cristal sin, ni siquiera, mostrar la casa que lo había producido. Hoy en día nadie se imagina llegar al lineal de un supermercado o de un punto de venta y ver una caja, un bote o una lata sin etiqueta. Incluso las propias bolsas en las que guardamos la compra han evolucionado y han pasado de ser algo que servía para transportar a un envoltorio más en el que plasmar el logotipo de las tiendas.

Alex Arenas, CEO & Founder de Septimo, agencia especializada en imagen corporativa y perteneciente a RK People Group, afirma que actualmente, el packaging de un producto, debe ser práctico y a la vez atractivo, buscando siempre una diferenciación clara frente a la competencia para destacar al máximo en el lineal de cualquier expositor. “Frente a los diseños muy elaborados, vemos que el futuro del packaging pasa por simplificar los envases y mostrar el producto en todo su esplendor.” Esta afirmación, de un especialista que ha analizado el desarrollo de los envases de las diferentes marcas, así como implementado cambios de identidad corporativa en muchas de ellas, es un claro indicador de que se ha pasado de no etiquetar a etiquetar en exceso y, actualmente, se valora el volver a mostrar más contenido que envoltorio.

Además, Arenas, justifica dicha evolución confirmando que “las fotos han sido sustituidas por el producto real para que el consumidor lo pueda evaluar a través de los envases transparentes, conectando además con su compromiso con la sostenibilidad”. Y es que, cada vez más, las etiquetas son sencillas, permitiendo ver el contenido real y se aprecia el protagonismo que está teniendo la tipografía corporativa, que gana cada vez más peso dentro de las marcas para dar mayor coherencia y consistencia en su comunicación global.

“En la gran mayoría de casos, se busca crear un packaging simple, inteligente y eficiente que repercuta además en los costes de producción. Llegando incluso a unificar envases en todas las categorías, con menos etiquetas y tintas, para abaratar costes y reducir además la huella que dejan en el medio ambiente pues, la sostenibilidad, es clave para cualquier organización hoy en día y, un gesto tan simple como reducir el plástico, puede mejorar su imagen ante los consumidores y marcar la diferencia en el sector, convirtiendo el packaging en un elemento más en la experiencia de consumo” afirma Alex Arenas, quien ha llevado a cabo e implantado dichos cambios en varias marcas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *